Siendo uno de los sectores de mayor crecimiento y más prometedores a nivel mundial, el turismo se ha mantenido bajo la lupa de la economía sectorial. Impulsando las exportaciones, estimulando el consumo interno, generando millones de empleos y considerándose como un gran centro de atracción inversionista, vale la pena echarle un ojo a cómo se han venido moviendo las tendencias de viajes alrededor del mundo.

Debe tenerse claridad en que, a pesar de que se considere un sector de un exponencial y rápido crecimiento, no está exento de la innovación y una constante transformación, para suplir las necesidades que le demanda su tan diverso mercado.

En el caso de América Latina, se establecieron tendencias a la “premiumización” y una reinvención de las compras, patrocinada por la una clase de premisa empírica referente a que los consumidores son viajeros por un periodo limitado de tiempo (pocas veces al año). Por ende, muchas marcas ven en el sector turístico una oportunidad perfecta para la inauguración de nuevos puntos de venta o de diversos tipos de restaurantes, ya que podemos vanagloriarnos de nuestra inigualable gastronomía.

Lo más usual ha sido el uso de plataformas para reservar con anticipación un alojamiento privado y por un corto periodo de tiempo (como Airbnb o Trivago), la reserva de transporte (con aplicaciones tipo Uber – Cabify), la participación de una visita guiada (con Vayable) o la degustación de una buena gastronomía local (con ayuda de EatWith o Tripadvisor). Sin embargo, se dice que este es un terreno aún poco explorado y con mucho potencial.

En el caso colombiano, las cifras van en aumento y tomando un muy buen ritmo. Según la Organización Mundial del Turismo (OMT) y la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), los primeros tres meses del año son cruciales para Colombia; el año pasado llegaron alrededor de 1.440.000 extranjeros a nuestro país, un 46% más en comparación con el 2017.

Procolombia desde el año pasado, ha especificado 5 ejes dentro de los cuales cree que se mantendrán las futuras tendencias, no solo en Colombia sino en diversas partes del mundo. La más reconocida, y fácilmente identificable por clientes, ha sido el “one stop shop”, una especie de ventanilla única que consiste en tener en un solo lugar todos los servicios que pueda requerir el usuario, tal como las que mencionamos antes; es decir, la reserva de hospedajes, la adquisición de paquetes turísticos, reservas o rentas para transporte, y hasta la compra de tiquetes aéreos.

Por lo pronto, Colombia tuvo la oportunidad de exponer una amplia vitrina turística en la feria del sector turístico ITB de Berlín, celebrada desde el pasado 6 de marzo. Una oportunidad perfecta para exhibir nuestra gran oferta vacacional, con la esperanza de lograr captar un poco más del mercado turístico internacional.

DINERO
3 de noviembre de 2019 00:01 a.m.
Raúl Ávila Forero

Deja un comentario